Rashid Sharif en la ELAM: Nadie, nunca, nos va a doblegar.

Temo que esta conferencia sea una repetición de lo que ustedes están aprendiendo acá. Con estas humildes palabras comenzó la conferencia del Dr. Rashid Sharif. Y estas palabras demuestran su calidad humana, su humildad frente a la titánica labor que ha desarrollado como médico integral comunitario en diversas partes del mundo y su visión socialista del ejercicio de la medicina.

Las instalaciones de la Escuela Latinoamericana de Medicina  Dr. Salvador Allende presenciaron una empatía entre Sharif y sus estudiantes que nace de un proyecto y un sueño compartido. Cambiar al mundo. Por eso la Revolución Bolivariana y sus entes gubernamentales, en la figura del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Fundayacucho y la Fundación Dr. Alejandro Próspero Reverend convergen en una Institución que alberga más de 800 estudiantes de 33 países del mundo que encontraron en la disertación del Dr. Sharif la confirmación de una frase que acuñó Fidel Castro y que se ha vuelto un paradigma de lucha en estas tierras caribeñas. Yo sí puedo.

De manera hábil, el Dr. Sharif desglosó en dos conferencias una de sus experiencias más significativas como médico integral comunitario: Su intervención en un campamento de refugiados de Togo, situado en Benín, África. La primera conferencia, Acercamiento sistémico a la dinámica relacional humanista médico – paciente conceptualizó y analizó una propuesta personal acerca de la sistemicidad en la aproximación al paciente, enfatizando las características emocionales, sociales y culturales que debe tener en cuenta y valorizar el médico; en este enfoque sistémico, los valores que se desarrollan en la comunidad y que interactúan con la persona son de vital importancia para entender de primera mano la condición humana y su relación con lo sintomático. Gran aporte para las nuevas cohortes de estudiantes, que podrán interpretar y aplicar este enfoque metodológico en sus experiencias comunitarias; y más allá, una racionalización de la experiencia del Dr. Sharif que provee una herramienta cognitiva integrada a las políticas educativas que enarbola la Escuela, la Formación Integral en el desarrollo del estudiante.

Sin embargo, es interesante ahondar en la formulación de este enfoque sistémico. En palabras de la Dr. Sandra Moreno, Directora de la ELAM, “creo que el enfoque del Dr. Sharif sobrepasa por mucho el enfoque sistémico como  paradigma científico caracterizado por una perspectiva holística e integradora.  La inserción de ejes valorativos a nivel psico-social afines a ramas interdisciplinarias del conocimiento científico como la sociología, la antropología y la siquiatría enmarcan una aproximación al paciente que tiene como norte una perspectiva social, una visión socialista y progresista del hecho comunitario y al fin, la búsqueda de la emancipación. Esto es, la lucha por la libertad a partir de la solidaridad“.

Lo mejor, vino después. En su segunda intervención, Experiencias africanas en el terreno de la solidaridad internacionalista el Dr. Sharif mostró la praxis de su formación. Graduado en la ELAM de Cuba, Sherif se paseó entre un conjunto de imágenes que reflejaban la brutal destrucción de un campamento de refugiados en Togo y su reconstrucción a partir de la intervención de la comunidad. Como flores que se rehúsan a sucumbir en el fango, la raza africana sobrevoló las dificultades y guiadas por la metodología sistémica de Sharif enarbolaron la bandera de la dignidad y del trabajo comunitario, mejorando sus condiciones de salud y su calidad de vida. Espacios recreacionales, hogares, talleres de creación artística y discusión política se deslizaban en fotografías y comentarios que alimentaban una llama en los estudiantes y público en general. Un fuego que conocen muy bien los hijos de Bolívar, y que la sinergia de la rebeldía mundial anida en los corazones de los oprimidos. Un calor que puede resumirse en una frase del pueblo de Togo. Nadie va a poder doblegarme.

Hay experiencias que definitivamente, marcan un rumbo en la vida. Es un momento mágico, como un despertar de conciencia que detiene el tiempo y avisora un camino a veces no extento de dificultades. Creo que algo de eso pasó esa tarde, cuando al finalizar la conferencia y dar paso a las múltiples intervenciones de los estudiantes internacionales de la ELAM, se levantó una joven proveniente de Togo. Con su corazón y con su espíritu a flor de piel, le dijo a Rashid Sharif: “Ahora entiendo, Dr., porqué nos enseñan acá música, arte, comunicación, formación política. Después de ver su labor, ahora lo entiendo”.

Textos: Orlando Romero Harrington (OGC-ELAM)

Fotografía: Orlando Romero Harrington / Julio César García / Carlos Márquez (OGC-ELAM)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s