EL 187º Aniversario de la convocatoria del Congreso Anfictiónico de Panamá. El Parlatino en la ELAM.

Parlatino01 Parlatino02 Parlatino03 Parlatino04

La Escuela Latinoamericana de Medicina Dr. Salvador Allende es, por naturaleza, un espacio de integración.  Lo dicen sus rostros, diversos en cuanto a morfología, color y acentos. Lo dicen sus banderas, sus voces, su plan de estudios. Su visión es fusionar la policromía que nos hace humanos con un propósito: cambiar al mundo. En nuestros alumnos, viaja la semilla del socialismo sembrada por Hugo Chávez y Fidel Castro, allá en Sandino. Y esto lo saben los diputados del Parlamento Latinoamericano. Está en su naturaleza igualmente, ser portavoces de aquel  Congreso Anfictiónico de Panamá, realizado el 22 de Junio de 1826 en la ciudad de Panamá con la presencia de 4 grandes naciones americanas, equivalentes a 11 países actuales. Simón Bolívar no se equivocó en su planteamiento, ni en la trascendencia del mismo. La unidad geopolítica de Latinoamérica sería garante de su supervivencia ante las potencias y hoy, casi 200 años después es urgencia y deber concretar su sueño.

Resulta interesante que estos espacios sean quizás, el ejemplo más vívido y concreto de este sueño en el campo educativo. Claro, concibiendo la educación desde un paradigma de vanguardia, expansivo, inclusivo. La posibilidad de construir el conocimiento de manera integral y compleja, a partir de la experiencia de vida del sujeto y su relación con el entorno y la otredad; la apertura ante los modos de vida, tradiciones, religiones; la ternura de potenciar la solidaridad y la humanidad en la práctica diaria y la pasión por la verdad y el análisis histórico, político y filosófico del mundo en que vivimos. Todo girando en espiral, todo conectado para que la palabra integración no sea una entelequia, un concepto más en una conversación vacía. Aquí hablamos de integración como lo hizo Chávez y lo hace Maduro y más fundamental aún: como lo hizo Bolívar y lo hace el pueblo venezolano. Desde las vísceras, con el corazón latiendo al sol. Hablamos de compromiso, entrega. Hablamos real.

Por tanto, celebramos esta iniciativa. El orador de orden, Ing. Héctor Navarro lo tiene muy claro: “El Congreso Anfictiónico de Panamá, convocado por el Libertador Simón Bolívar, no fue en vano, a pesar de los intentos de las oligarquías de nuestros países y las ganas desestabilizadoras del naciente imperio (Estados Unidos) por querer adueñarse y controlar a Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico cosa que se traslada hasta nuestros días (…) Contrario a eso, hoy tenemos un proyecto latinoamericano que vino de la mano con la llegada del presidente Hugo Chávez al poder y que aspiramos a seguir impulsando para lograr un mundo mejor, sin oprimidos ni opresores”. Además, Rodrigo Cabezas, presidente del Parlatino-Venezuela, expresó que la convocatoria de Bolívar, “fue el primer esfuerzo bolivariano por la integración”.

Por su parte, la Directora de la ELAM, Dra. Sandra Moreno demostró que cuando se habla de integración, no hay límites. Acabamos de llegar de una travesía de más de 6.000 kms, selva adentro en el Edo. Bolívar y anteriormente 5.600 kms aguas arriba en el Oriente del país. Buscamos hasta sus casas a jóvenes bachilleres de nuestros pueblos indígenas para que vengan a la ELAM a estudiar Medicina Integral Comunitaria. Para nosotros es un deber moral, ético y patriota brindarle salud a nuestras comunidades ancestrales, marginadas al olvido por gobiernos anteriores y que en este tiempo de revolución, han sido reinvindicadas. Pero hace falta más. Más empeño, más compromiso, no sólo retórica ni buenas intenciones. Tenemos la responsabilidad de formar médicos del futuro, libres de la diáspora mercantilista y focalizados a ser pilares en su comunidad. Pilares de ética, de moral, de humanismo, de socialismo en términos globales. Y dejaremos la vida en ello.

Y es que nos resulta fácil hablar de integración continental. Hemos dado grandes avances en ello. Pero si entendemos la integración como una mecánica de acercamiento entre pares y dispares, a favor del bien común y de la formación de lazos en todos los ámbitos, no podemos dejar de lado la historia, aquí, local. Las comunidades indígenas de nuestra patria han sido marginadas por un sistema implacable, hijo del colonialismo, del racismo, del capitalismo. Muchos aún observamos a los pueblos indígenas con una mirada reduccionista, de modo contemplativo. Y hemos construido muros, barreras interculturales que penosamente han separado de nuestro día a día su presencia. Para la ELAM, que recibe alumnos de 42 países del mundo este hecho no es novedad. Muchos de ellos, provienen de comunidades indígenas, comunidades originarias de su país de origen. Y si concebimos el análisis de la realidad como un hecho cotidiano, vale la pena preguntarse: y los nuestros? Qué falta por hacer? Estas preguntas fueron respondidas el año pasado, en nuestra primera salida al Delta del Orinoco con el pueblo Warao. Obtuvimos una matrícula inicial piloto de 9 estudiantes warao, quienes hoy desarrollan con. Hoy, elevamos la matrícula a 100, gracias al apoyo y articulación con la Dirección de Salud Indígena del Ministerio del Poder Popular para la Salud y el Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas. Los estamos buscando por todo el territorio nacional, hasta la puerta de su casa, con su familia. Es irreversible, nada nos detendrá para cumplir con la palabra empeñada al Comandante Chávez.

Bienvenida la Sesión Extraordinaria del Parlatino Latinoamericano en el día de Día de la Unidad Latinoamericana y Caribeña. Los bailes de nuestros estudiantes, fruto del proceso de formación desde la integración multicultural y énfasis en la expresión que es arraigo de su patria y bandera de soberanía, los despidió. Nuestro abrazo solidario, para que cumplan sus metas. Venceremos, hermanos.

La ELAM nace del compromiso de Sandino de las manos de los comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, en 2005, en el cual, el Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana se comprometió “…ante ustedes y ante el mundo a instalar, a inaugurar otra Escuela Latinoamericana de Medicina en Venezuela”. Fue inaugurada el 15 de abril de 2007 y alberga a 1734 jóvenes procedentes de 42 naciones de América Latina, El Caribe, África, Asia, Medio Oriente y Oceanía. Constituye un espacio vital de integración de los pueblos, naciones y gobiernos, comprometida en contribuir con la formación de médicos y médicas Integrales Comunitarios, con alta formación científica, técnica, ética y humanística, con profunda vocación social e integrados a su propias comunidades, promoviendo su acción como sujetos de transformación social y política para hacer realidad que la salud sea un derecho de todos y todas, todo ello en el marco de la integración y de la cooperación solidaria entre los pueblos del Sur (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y Acuerdos Cumbre ASA). La ELAM contribuye a materializar los acuerdos que el Estado venezolano establece en materia de Educación Universitaria, en el marco de los principios de cooperación y solidaridad internacional con los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y los convenios entre América del Sur y África (ASA) y que permiten que los pueblos del mundo tradicionalmente excluidos, accedan efectivamente a una educación gratuita y de calidad, en el marco del Programa de Becarios Internacionales  del Programa Nacional de Formación en Medicina Integral Comunitaria (PNFMIC)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s