131 Jóvenes indígenas seleccionados por la ELAM para estudiar Medicina Integral Comunitaria.

Con la suma de 131 jóvenes indígenas, provenientes de 8 estados de Venezuela que aspiran a cursar  el Programa Nacional de Formación en Medicina Integral Comunitaria en las aulas de la Escuela Latinoamericana de Medicina Dr. Salvador Allende, culminó un recorrido de más de 60.000 kms, vía terrestre, aérea y fluvial, a través de regiones recónditas de la geografía nacional. Los jóvenes seleccionados, provenientes de 24 pueblos indígenas que habitan en comunidades aisladas, con dificultades de acceso a la educación universitaria participaron en un proceso inédito, en donde un equipo multidisciplinario de la ELAM pudo consolidar un proyecto largamente acariciado, el cual inició el año pasado con la inclusión de 10 jóvenes del Pueblo Warao quienes integraron la primera delegación venezolana. Este año, la experiencia se extiende a 23 pueblos más. 

Kariñas, Pemones, Jivis, Yekwanas, Cumanagotos, Chaimas, Waraos, Puinaves, Yukpas, Wayuús, Taurepanes, Piaroas, Huottojas, Curripacos, Yerales, Bares, Banivas, Baríes, Piapocos, Chaimas, Mapoyos y más. Todos,  pueblos que respiran resistencia, dignidad y saber ancestral. En sus casas, con sus familiares, en su contexto, el equipo de la ELAM vivió una realidad que transformó a cada uno de sus integrantes en todos los aspectos.

Asumir la incorporación de jóvenes de pueblos originarios supone la necesidad de comprender su historia y la de su gente; de allí nace la necesidad de abandonar la mirada contemplativa y ejercer una acción transformadora, comprometida y vital. La perspectiva del contacto directo con estas comunidades y con el entorno natural es parte entonces de un proceso dialéctico, en el cual la Institución y sus voceros son parte integral de un proceso de intercambio, el cual es el pilar fundamental de la educación en la ELAM. Porque para la Escuela Latinoamericana de Medicina Dr. Salvador Allende, se educa abriendo ventanas a la vida por-venir, no sólo para saber sino para ser, para crear, amar, vivir en igualdad, comprendiendo la diversidad. Se educa para la autonomía, no para el miedo y el castigo. Para la democracia, para imaginar, para concretar utopías y en suma, para ser felices.
Un elemento protagónico de este proceso lo constituye el método de selección, basado en criterios que responden a una visión hermenéutica de la vida. No se supedita a documentos en sí,  Es claro que se requiera el grado de bachiller, pero la médula se encuentra desde la investigación cualitativa, la problematización de los conceptos en juego e identificación de las condiciones de producción de pensamiento y discurso. En síntesis: es fundamental una lectura del pensamiento en los aspirantes acerca de la vida de su pueblo y comunidad; la que ha sido, la que es y la que puede ser. Un acercamiento histórico, sociopolítico y cultural a la comunidad desde un marco de alteridad con el objetivo de quebrar nuestras propias visiones y dejar que la interpretación-comprensión aflore en estas nuevas voces, las cuales paradójicamente traen la sapiencia y la eternidad de los originarios, dignificados por esta Revolución Bolivariana.
Con el acompañamiento del Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas, en persona de sus Viceministros y equipo logístico; el Ministerio del Poder Popular para la Salud y la inestimable cooperación de la Fuerza Aérea Bolivariana, ahora la ELAM se dispone a hacer realidad un objetivo que ya había anticipado con la entrada el año pasado de los jóvenes Warao y recogido en el documental Aguas Arriba que transmite Vive Tv. 
La inclusión, germen y fruto vivaz del Socialismo Bolivariano en los términos de igualdad, respeto y dignidad para unos jóvenes que van a transformar su entorno. Las implicaciones en conceptos como medicina tradicional indígena, atención en salud y los avances en consolidación de políticas públicas se pierden de vista. La potenciación de las cualidades individuales y las de su comunidad, su creatividad, su pertenencia histórica y cultural, su perspectiva sociopolítica los perfila como hombres y mujeres que necesita esta patria. Una patria que es diversa, profunda, risueña, doliente y con la esperanza de que cada uno de nosotros ponga lo mejor de sí, en el compromiso de hacerla libre y soberana.
Es nuestro compromiso con el Comandante Supremo Hugo Chávez y con nuestro gobierno presidido por Nicolás Maduro. Son sus palabras hechas viaje, tesón, pasión. Es, al fin, Revolución a lo venezolano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s